Infección renal: tratamiento y prevención

Una infección renal es un tipo de infección del tracto urinario, generalmente causada por una cistitis. Aunque no todas las personas que tienen cistitis contraen una infección renal. Las bacterias que causaron la cistitis pueden pasar de la vejiga al riñón. Esta infección puede afectar uno o ambos riñones. La infección renal también se llama pielonefritis. 

Su riñón es el órgano que elimina los desechos y el exceso de líquido en el cuerpo. También elimina el ácido producido por las células del cuerpo y mantiene un equilibrio saludable de agua, sal y minerales en la sangre. Sus riñones juegan un papel importante en el mantenimiento de la presión arterial, el equilibrio de electrolitos, los niveles de hemoglobina y muchos más. 

Si nota signos y síntomas de infección renal, visítenos en el Centro Urológico de Doral Health and Wellness y consulte con los mejores nefrólogos y urólogos en el Este de Nueva York. 

Tratamiento 

Si tiene una infección renal, debe recibir tratamiento con un antibiótico para evitar que la infección dañe aún más sus riñones o para evitar que se propague al torrente sanguíneo. También es posible que deba tomar analgésicos para controlar el dolor. 

En casos severos, debe permanecer en el hospital y recibir antibióticos por goteo intravenoso. Se sentirá mejor en aproximadamente una semana o dos después de que comience su tratamiento. Pero si tiene una afección subyacente, es posible que le lleve un poco más de tiempo recuperarse. 

Prevención 

Puede reducir el riesgo de desarrollar una infección renal tomando medidas sencillas para prevenir las infecciones del tracto urinario. Puede: 

  • Beba muchos líquidos, se recomienda principalmente agua pura, ya que los líquidos pueden ayudar a eliminar las bacterias de su cuerpo cuando orina. 
  • Orine tan pronto como sienta la necesidad de orinar. 
  • Vacíe su vejiga después de una relación sexual. Orinar después de tener relaciones sexuales ayudará a eliminar las bacterias de la uretra, lo que disminuirá el riesgo de infección. 
  • Límpiese de adelante hacia atrás después de orinar. Esto ayudará a detener o evitar que las bacterias se propaguen a la uretra. 
  • Evite usar aerosoles desodorantes en su área genital. 

Si se trata de inmediato, la infección renal no causará ningún daño grave. Pero si no se trata, puede empeorar y causar daño renal permanente. Además, si continúa teniendo infecciones del tracto urinario, es mejor que las trate de inmediato para evitar que la infección se propague a los riñones. 

Si tiene síntomas de tener problemas renales, hable con su médico para que pueda diseñar un plan de tratamiento adecuado para su condición. Nunca dé por sentado ningún síntoma de problemas renales. Es mejor revisarlo desde el principio, antes de que progrese. En el Centro Urológico de Doral Health and Wellness, nuestro equipo de urólogos trabajará con usted para controlar su enfermedad y su calidad de vida. Para programar una cita, visítenos en la Avenida Pitkin 1797, Brooklyn, Nueva York 11212 o llame al 1-347-384-5690